GM EV1, el primer coche eléctrico de la era moderna

El GM EV1 nació en 1996 como el primer coche eléctrico, y su creación no estuvo exenta de polémica.  General Motors fue acusada de descatalogar este automóvil porque  no le interesaba vender vehículos de tal tecnología.

A este hecho  se unieron conspiraciones lobby de los fabricantes de coches y petroleras, que  despertaron el interés de ciertos consumidores por este vehículo.  Pero  solamente se fabricaron  algo más de 1.000 unidades, de las cuales únicamente se comercializaron a través de un renting asequible. Por lo tanto, después del periodo de tiempo establecido por  el contrato de alquiler del vehículo, los  usuarios debieron devolverlo.

El destino de las los GM EV1 fabricados

Las unidades fabricadas del EV1 fueron destinadas a convertirse en chatarras, menos una partida que se donó a instituciones públicas y museos muy concretos. Este hecho dio todavía más alas a las teorías conspirativas supuestamente perpetradas por la industria de los hidrocarburos. Pero para disgusto de las mentes más imaginativas, estos complots nunca pudieron llegar a demostrarse.

El EV1 significó una  exposición tecnológica en el panorama de la automoción, en un momento  en el que General Motors quería innovar. En aquel entonces, la normativa anticontaminación del Estado de California se estaba reforzando para evitar que las marcas de coches empezasen a fabricar  y comercializar  coches sin emisiones locales.

Todas las compañías que consiguieron desarrollar prototipos de vehículos que incluso llegaron a circular en ciertos casos, supieron sacar partido de su esfuerzo y experiencia.  Y lo hicieron años después, fabricando automóviles híbridos como el  Prius de Toyota, que tanto  ha impactado en el mercado.

Puede decirse entonces que el GM EV1 es la semilla de los coches eléctricos actuales, un innovador en su tiempo que no se creó para ser vendido en masa  debido a su  precio, excesivamente elevado.

Nicola Picasso, padre y marido enamorado es un apasionado del deporte, especialmente del trail running. Atleta X-Bionic, Tailwind Trailblazer y Bamboolabs Ambassador, ha hecho de su afición por correr toda una aventura que trasciende las redes sociales.