Chip Foose visita España

Como si de una estrella de rock se tratase, el famosísimo diseñador estadounidense (y presentador del programa Overhwlin’ de Discovery Channel) ha pasado esta semana por nuestro país dentro de su gira mundial. En concreto, ha hecho parada y fonda durante dos días en Madrid, donde ha ejercido como jurado de lujo en la final de Master Painters, un concurso entre pintores profesionales de coches de España y Portugal que ha puesto en marcha la empresa 3M. En total, han participado en la convocatoria más de un centenar de aspirantes con trabajos tanto de lijado como de enmascarado y pulido. Todos ellos pudieron mostrar su obra al jurado y al público en general a través del canal de YouTube 3MCarcareESP. A partir del 30 de abril, una vez analizadas todas las piezas que concurrieron al concurso, los responsables de la selección designaron a los cinco finalistas que han participado entre ayer y hoy en la última fase de Master Painters. El primer premio se lo han disputado esta misma mañana, en el marco del Salón del Automóvil de IFEMA, el maño Raúl Gracia (Talleres Royo Melero de Gallur) y el madrileño Eduardo Lancho (Centro Avanzado de Reparaciones C.A.R.). Los dos se han afanado en la realización de otro trabajo de pintura, esta vez, ante la atenta mirada de los organizadores del evento, del público asistente, y, por supuesto, de su ídolo, el ínclito Chip Foose. Una vez finalizado el ejercicio de cada uno de los dos aspirantes, los miembros del jurado, con el diseñador californiano a la cabeza, han analizado el resultado final de cada pieza, valorando la técnica empleada en su elaboración, el diseño, la creatividad que ha puesto de manifiesto cada pintor… Basándose en todas esas variables han elegido al ganador de la primera edición de Master Painters, que ha sido, finalmente, Eduardo Lancho. El pintor madrileño recibirá como premio dos pases de paddock para el meeting de Fórmula 3 y GT Open que se disputará el 18 de octubre en el Circuito de Cataluña, un dibujo hecho a mano in situ, delante de los asistentes al evento, por el propio Chip Foose, un lote de productos de 3M para su taller… y, por supuesto, la satisfacción de haber sido designado por el mismísimo diseñador estadounidense, nada menos, como el mejor pintor de coches de toda la Península. Entrevista a Chip Foose – ¿Cuándo comenzó su pasión por los coches? Mi pasión por los coches comenzó en el mismo momento en que nací. Mi padre construía coches. Ahora tiene 80 años, y tuve suerte de poder seguir sus pasos. Para mí, mi carrera profesional es una extensión de la suya. – ¿Qué formación recibió para poder dedicarse a este mundillo? Aprendí cómo construir un coche a través de mi padre. Estudié diseño con él, pero, realmente, me formé en el Art Center College of Design, donde recibí muchas influencias de diseñadores de todo tipo. Eso fue, verdaderamente, lo que me abrió las puertas a todo lo que vino después. – ¿Cómo llegó a la televisión? Jessy James iba a hacer Monster Garage. Yo ya había trabajado antes con él, y me llamó para que fuera parte de ese show. Cuando me describieron cómo iba a ser el programa no conseguí ver la utilidad que tendrían los coches una vez terminada la grabación, así que dije que no, que no quería participar. Discovery llamó a otro productor, me reuní varias veces con él y me preguntó qué era lo que quería hacer. Sacamos adelante el programa que ellos querían con una nueva marca y yo era quien pagaba todos los derechos, o sea que era un proyecto serio. Pero durante esa época me di cuenta de la cantidad de coches clásicos que había abandonados en algún garaje porque la gente no tenía el dinero suficiente para restaurarlos, aunque realmente soñaran con ello. Entonces se nos ocurrió la idea de invertir en esos coches, trabajar en ellos y entregárselos transformados a sus dueños como regalo. Así es como he crecido profesionalmente: trabajando y divirtiéndome con la gente. – ¿Qué consejo le daría a aquellos que quieran seguir sus pasos? Sobre todo, que hagan su trabajo con pasión. Que plasmen en los coches lo que llevan dentro de su cabeza y de su corazón. Eso es lo más importante en esta profesión.

En su segunda juventud ha descubierto la pasión de escribir. Cuando no se pierde entre fantasías futuristas y pesadillas infernales se dedica a divagar sobre cualquier tema que llame su atención. ¡Todo lo parece interesante! Y es que un escritor puede encontrar la inspiración en las fuentes más inesperadas...